miércoles, 5 de diciembre de 2012

Acho Estol (comentario 2007)

El tanguero preferido del Indio Solari 


Cerebro musical de La Chicana, es uno de los compositores más prolíficos de la música urbana actual. El ex Redondito se rindió ante sus canciones.
 
ACHO SOLO SU PAREJA ES DOLORES SOLA, A LA SAZON CANTANTE DE LA CHICANA. ESTOL ACABA DE SACAR UN DISCO SOLO AL QUE TITULO "MI PELICULA" Y EN EL QUE INCURSIONA EN EL CANTO. "FUE UN DISCO QUE HICE POR PLACER. NO ME INTERESA SER SOLISTA", DICE.
Anterior
1 de 1
Siguiente


Mariano del Mazo 
mdelmazo@clarin.com


Un glorioso día de hace dos años encontró un mensaje en la página web de La Chicana que decía: "... Chapeau! (From Indio Solari)". Acho Estol no quiso creerlo. Pero tiempo después un periodista de la revista La mano le comentó que sí, que durante una entrevista el Indio había elogiado los temas de La Chicana. "Valija, pesada ¿no?" musita Estol en la penumbra de la sala de ensayo de una casa tipo chorizo muy San Telmo pero incrustada en Barrio Norte.

La Chicana son básicamente Acho en composición, guitarra y arreglos y Dolores Solá en voz, un grupo que tuvo su génesis en la agitada noche de Madrid de principios de los 90, cuando en la trastienda del boliche Candela se cocinaba lento el nuevo flamenco de Ray Heredia, Kiko Veneno y La Barbería del Sur. Coincidieron Dolores y Acho en España: ella con novio español; él con novia yanqui. Hubo un enroque largo y empezó la historia. "Teníamos gustos totalmente diferentes -dice Acho-. Dolores me vino con las coplas españolas, con Miguel de Molina, con Mecano, Luz Casal... Yo era totalmente rockero".

Nacido Horacio hace 43 años, Acho leía PeloExpreso Imaginario, le gustaban la psicodelia, Los Beatles, Who, Kinks y los músicos narrativos: "Dylan, Leonard Cohen, Nick Cave, Tom Waits. Además, soy un fanático del cómic. Todo eso, se ve, fermentó en mi cabeza". Estudió música con Antonio De Raco y también cine. Antes del encuentro con Dolores Solá era un simple curioso que le gustaba el tango; después de ese encuentro, se puso a investigar. "Iba a La Viruta, donde pasaban una música que me sonaba rara. Mucha Guardia Vieja. Arolas, Villoldo, esos tangos festivos con flauta. Lentamente me animé a componer. En el '96 empezamos con La Chicana".

La Chicana es un grupo que se presenta con el dudoso eslogan de "tango con toque rockero". Lo concreto es que haciendo pie en la música de Buenos Aires se ensanchan hacia lugares en los que caben desde Manal hasta Tom Zé. "Yo no sé qué somos. Sí sé que hay algo de actualización del tango. Es decir, hacemos claramente tango post-Beatles". Algo de La Chicana pegó en cierto imaginario europeo: hoy el grupo se embarca en giras donde el público busca más la palabra tango que la palabra rock. "No te digo que nos reciben en limusina, pero en países como España, Alemania, Holanda e Inglaterra nos tratan realmente bien."

Hace un par de meses Acho sacó su primer CD solista. Se titula Mi película y, como queda sugerido, es más un berretín que un proyecto a futuro. Canciones con aires folclóricos, cantadas con esfuerzo, frescas. "Puro placer. Pero hasta acá llegué. No tengo alma de solista. No soyfrontman. Además, seamos sinceros, debería tomar clases de canto".

Habla de ciencia ficción, de Miguel Cantilo, de Los Jaivas y Pink Floyd. Cuenta anécdotas de Prima Rock, se desmarca de la nostalgia y pregunta un poco harto, un poco resignado: "¿Alguna vez vamos a vivir el tango sin tantas presiones, sin temor a la herejía? ¿Alguna vez vamos a vivir el tango con alegría?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario