martes, 6 de noviembre de 2012

Acho Estol en 2009


Miércoles 05 de agosto de 2009 | Publicado en edición impresa
Acho Estol: Buenosaurios, nuevo disco
Un colectivo tanguero, onírico y marginal
El compositor y guitarrista de La Chicana convocó a más de una docena de cantores del tango, el rock y la canción indie para participar en su segundo CD solista
Por Mauro Apicella  | LA NACION

Foto: LA NACION / Andrea Knight
"Comprate un celular porque te quiero encontrar", le dijo su madre. Y no hubo más remedio. Se lo tuvo que comprar. Así dejó de lado cualquier principio (o sensación) de libertad. Ahora lo pueden ubicar en cualquier lado. Dice que hasta se podría escribir un tango con la sentencia de su madre, pero no, ése no sería del estilo de sus canciones. Los tangos de Acho Estol tienen un toque más oscuro, marginal, onírico, y no incluyen palabras como celular o Internet metidas a la fuerza para sonar modernos.
Son esos tangos que empezó a escribir para La Chicana -grupo que fundó con su mujer, la cantante Dolores Solá, hace más de una década–, y los que también grabó en su segundo CD, Buenosaurios, en uno de esos momentos en los que, sin dejar La Chicana, pensó en un plan solista con una docena de cantores invitados.
"De chico fui fantasioso y soñador. Gracias a mi abuelo que era periodista y amigo de gente como De La Púa, Cadícamo y González Tunón ya de chico aluciné con esa cosa cuchillera, oscura, de hombres, esos mismos que después lloraban por la mamita. Esa cosa del malandra tierno. Ahí había una cultura tanguera. Rechacé el tango como me enseñaron que debía hacer: mis padres escuchaban a Jobim y de chico yo escuchaba a los Beatles. Mi tema favorito era «You Know My Name». Creo que es el más loco de su carrera. Me pegaba lo psicodélico. Creo que la música es algo onírico. Yo soy racional; nada de pensamiento mágico. Pero creo que la música es de esos misterios que quedan en el mundo."
A primera escucha Estol no se diferenció de La Chicana. "Pero yo siento que lo hice. Mi primer disco, Mi película, tiene poquísimo de La Chicana, no tiene ni un solo tango. En éste, busqué algo bien tanguero cosa que tampoco es del todo La Chicana. Acá todo es tango, milonga y vals, todos los temas son míos y tiene una búsqueda conceptual. Además, la participación de los cantantes".
Son algo así como 13 en cancha de 11. Hay tangueros, rockeros y cantautores del indie. Por orden de aparición: Alfredo Piro, Ariel Prat, Chino Laborde, Rodrigo de la Serna, Cucuza Castiello, Brian Chambouleyron, Juan Vattuone, Manuel Moretti, Palo Pandolfo, Tata Cedrón, Daniel Robles, Antonio Birabent y Pablo Dacal.
"Estoy acostumbrado a la voz de mi mujer, que para mí canta bárbaro y siempre entiende lo que hago. Acá la mejor manera de encontrar un hilo conductor eran esas voces de varones, las historias nocturnas, de oscuridad y misterio."
-¡Qué matrimonio raro si tu mujer te entiende tanto! Y veo que no se te ocurrió convocar a ninguna voz femenina para el disco.
[Se ríe] -Mi mujer me entiende exclusivamente en lo musical. Y quizás sea un misógino, por eso no hay chicas en el disco. En realidad, son todos amigos los que vinieron a cantar. De hecho, hay temas que tienen 10 o 15 años y Lola [Dolores Solá] los rechazó para cantarlos en La Chicana porque eran demasiado oscuros o masculinos. "Este pasáselo a Melingo", me decía.
-¿Fue una manera de que los cantores interpreten tango nuevo en vez de quedarte esperando que alguno descubra lo que escribiste, lo grabe, y suene en la radio?
-Sí, y tardé años en darme cuenta. También puede ser un autohomenaje. Tiene algo de antipático en eso. Pero es así. También es cierto que al cantor le va mejor si canta "Malevaje", pero cuando lo llamás para mostrarle algo nuevo viene de mil amores y lo canta. Lo que pasa es que a veces es difícil que diga que en tal disco, con tal orquesta va a enchufar un tema de Acho Estol. No es así. Se entiende cuál es la hegemonía de la cultura del tango. Ahora en el tango se está componiendo mucho y con muchos estilos.
-Hay estilos autorales ¿pero existe algo nuevo o llamativo en cuanto a la estética compositiva? Lo pospiazzolleano ya es de otra época.
-Sí y creo que eso es lo más viejo de todo. Porque al estilo de la guardia vieja vos lo podés resignificar y eso suena moderno. Igualmente, es difícil percibir lo gestado hasta después de, por lo menos, diez años.
-¿Qué se estaba gestando cuando empezaste a escribir para La Chicana?
-Para mí hay en mis temas cosas melódicas que trascienden al tango. Y hay cuestiones armónicas que en el tango no se usan. Yo tengo muchísima influencia de todo lo que escuché en mi vida y que es mucho más que el tango. Seguramente escuché más rock inglés.
-Después de escuchar el disco, que incluye muchos instrumentos, y ahora que te veo con un ukelele "tuneado" ¿hasta qué punto se pueden mixturar las músicas?
-Tengo distintos enfoques para mi enfermedad de coleccionismo de instrumentos [tiene 40 instrumentos de cuerdas]. Algunos me gustan como alternativa tímbrica para una música que conozco. Yo no agarré el erhu para tocar música tradicional china. Con Lola nos conocimos en Madrid. Los dos éramos fanáticos del nuevo flamenco. Pensamos que eso se podía hacer con el tango: tener una buena formación folklórica para hacer luego un redescubrimiento, sobre todo, irreverente. Sabiendo que amás el tango, podés romperlo en mil pedazos. Si sos un oportunista y pensás en que vas a robar con el tango, vas a ser más respetuoso. A mí nadie me acusó de romper el tango. Creo que se nota que lo hacemos con amor.
-¿Por qué pusiste la leyenda "No contiene tango electrónico", en la contratapa del CD?
-Por un lado es un chiste. Por otro, creo que son músicas distintas. En mi estadística, a la gente que le gusta el tango no le gusta el tango electrónico.
-¿Y por qué en una cara del arte de tapa también hay un toque Beatles (de Sargent Pepper’s) con los cantantes invitados?
-Hay mucha cosa oscura en el disco y hay expresionismo alemán en la imagen. Pero como me divertí tanto haciéndolo, pensé que eso también tenía que quedar reflejado. Tiene las dos caras.
-¿Por cierta oscuridad de las historias que contás con la música, le recomendarías tu CD a un emo?
-Seguro. La Chicana tiene público emo. En realidad, tenemos "público joven". Al principio nos sorprendía ahora nos gratifica. Lo que pasa es que ese público menor de 20, últimamente viene medio emo.
LOS CANTORES TANGUEROS DEL CD
·         Juan "Tata" Cedrón. Tanguero de ley. Fundó hace casi cuatro décadas el Cuarteto Cedrón. Musicalizó la obra de grandes poetas.
·         Juan Vattuone. Tanguero extremo y extravertido. Se dedica a los temas propios y clásicos del género.
·         Alfredo Piro. Tiene varios CD; los dos últimos, muy originales: Segundas intenciones y ... Oír de noche.
·         "Chino" Laborde. Cantor y actor. Alternar grupos de rock (Telepod) y típicas de tango (Fernández Fierro, Sans Souci).
·         Rodrigo de la Serna. Actor famoso. Despuntó el vicio cantando tangos. Luego se lo tomó en serio. Lidera el grupo El Yotivenco.
·         Cucuza Castiello. Cantor que devolvió el tango al barrio. Generador de espacios musicales.
·         Brian Chambouleyron. Tras participar en el show Glorias porteñas talló un estilo solista de cantor nacional con repertorio criollo.
·         Daniel Robles. Autor e intérprete de música ciudadana. Su último CD es Visitas inesperadas (tangos contaminados).
LOS ROCKEROS Y CANTAUTORES INDIE
·         Palo Pandolfo. Surgió en los 80 con Don Cornelio y La Zona. Lideró Visitantes y siguió como solista. También tiene una veta tanguera.
·         Ariel Prat. Murguero de alma y de profesión. Es referente argentino de la música rioplatense.
·         Manuel Moretti. Cantante y compositor del grupo Estelares.
·         Antonio Birabent. Apareció en los 90 en el rock y el pop local. Editó una decena de CD.
·         Pablo Dacal. Compositor de música para teatro y cantautor de la escena indie. Publicó discos como Absolutamente Moderno y la serie Música de salón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario