miércoles, 29 de agosto de 2012

Historia de un tango


Es la historia del tango “Artista en borrador” (Solare-Bruno/Solare) contada con gracia (en los dos sentidos de la palabra “gracia”) por Juan María Solare.

Este tango, y particularmente la gestación de su letra, tiene una larga historia. Demasiado larga para narrarla aquí en su integridad. Será suficiente, de momento, saber que ha habido entre compositor y poeta un centenar largo de emails en ambas direcciones hasta llegar a un acuerdo. Un centenar de emails con propuestas, correcciones, contrapropuestas, discusiones en general amigables y charlas sobre métrica, música, estructuras acentuales, el pasado y el presente del tango. Hubo a veces una docena de mensajes en un mismo día, pero también semanas enteras sin comunicación. La música fue compuesta primero (el 6 de marzo de 2012 en Bremen, Alemania). El título transitorio fue "Tango sin palabras". A partir de ese día y hasta el 17 de agosto, el letrista -desde Buenos Aires- le fue acoplando laboriosamente palabras. Las posibilidades generadas y parcialmente descartadas podrían ser la base para obtener tres tangos diferentes con la misma música. Algunas de las sugerencias del compositor fueron adoptadas por el letrista, quien gentilmente propuso firmar conjuntamente la autoría del texto. Sólo en los últimos días hubo acuerdo definitivo sobre el título, el cual, además, es también el título del libro de poemas del letrista, Ricardo Bruno, prologado por el compositor, Juan María Solare. Esta es una de las muchas maneras de trabajar que tienen compositor y letrista. No es la única ni acaso la mejor, pero es la que ocurrió de hecho; y con el enorme hándicap de no poder encontrarse ambos autores en un mismo espacio: el letrista debió trabajar prácticamente a ciegas, o mejor dicho a sordas. Este hándicap no mejora el resultado - aunque tampoco lo empeora. 

1 comentario:

  1. Obsérvese: Solare, además de componer y tocar, escribe.

    ResponderEliminar