domingo, 25 de marzo de 2012

Poemas musicalizados de Carriego por Rubén Brenner (hijo de Ben Molar)



Brenner escribe en su sitio:

SE LLAMÓ CARRIEGO

SE LLAMO CARRIEGO es un disco compuesto por nueve poemas de EVARISTO CARRIEGO a los que le puse música y un tema con letra y música mía, que da título al disco.
La primera vez que oí hablar de CARRIEGO fue cuando yo tenía 6 años. Un amigo de mi padre vino a comer a casa y —como me habían dicho que escribía cuentos—, le pedí que me contara uno. Me senté al lado de él y me empezó a hablar de mitología griega, de cábala judía y, además, me habló de ese poeta de barrio que se mezclaba con cuchilleros. El amigo de mi padre era JORGE LUIS BORGES. A partir de ahí, para mí, CARRIEGO pasó a formar parte de la mitología.
Ya adolescente, mis amigos tenían entre sus libros de cabecera algúno de Artaud o de Walt Whitman. Yo también, pero debajo de mi almohada tenía un libro de poemas de Carriego que leía todas las noches, luego de terminar con mi primera novia: No, te digo que no, se lo que digo, nunca más tendremos novia...Y con esos dos versos me alcanzaba para llorar un rato e irme a dormir. Hasta que un día agarré la guitarra y le puse música a La silla que ahora nadie ocupa. Ese día me di cuenta que tenía una deuda pendiente con aquel mito. Años después musicalicé ocho temas más y escribí una canción en donde aparecía la vida y la época de CARRIEGO.
CARRIEGO nació en 1883 y murió en 1912 a los 29 años de edad. Fue el primer poeta argentino que escribió sobre el barrio. Fue el que dio origen a lo que luego serían las letras de tango.
Los arreglos orquestales estuvieron a cargo del Maestro José Carli y entre los catorce músicos que participaron, hubo algunos que pertenecieron a la orquesta de Piazzola, otros a la Camerata Bariloche y otros a la Orquesta Estable del Teatro Colón.
El disco se grabó en los Estudios ION y lo produjo mi viejo, Ben Molar

3 comentarios:

  1. (Tomado de una excelente recopilación de Ángel Yonadi)
    Letras de Carriego excepto cuando se indica lo contrario

    SE LLAMÓ CARRIEGO (letra y música de Raúl Brenner)

    Cuentan en las biografías que nació Evaristo
    en , allá por Entre Ríos,
    un siete de mayo por ser mas preciso,
    con unos ojos brillantes, pequeñitos
    ¡Tan chiquitos!, melancólicos…
    Luego en Buenos Aires, mucho más crecido
    fue al colegio militar, para probar oficio.
    Pero esos ojitos lo traicionarían
    "No se aceptan hombres que tengan miopía"
    iAy la vida! melancólica… nostálgica...
    ¿Que dirían sus ancestros militares?
    si lo vieran elegir otro camino:
    la Palabra en lugar de la espada
    igual que Almafuerte igual que Darío.

    Se comenta que lo vieron a Carriego
    caminando por Palermo Viejo.
    Se murmura que anda muy atento
    anotando ciertas cosas típicas
    casi místicas, melancólicas...
    Mujercitas tejiendo en la puerta
    esperando a aquel muchacho tímido
    que las saque de esa puerta. estática.
    Para abrir otras que sean mágicas.
    ¡Ay! románticas...melancólicas... estúpidas…
    que creyeron que el amor era pecado,
    que se detuvieron Por no dar mal paso.
    como la costurerita aquella
    que dio comentario para rato.

    Y así fue que aquellas noches fueron como un rito
    en LOS INMORTALES meta Poema y cafecito
    que cambiar al mundo hoy también se puede
    dicen los bohemios, dicen los artistas
    anarquistas... melancólicos...
    Y fueron Para Evaristo los últimos días
    arrojar toda la sangre y toda la poesía,
    que la vida dura veintinueve años
    por lo menos para. un poeta de barrio
    que sea tísico, melancólico... lúcido,
    que perdió su nombre en una esquina
    y que lo encontró una novia casadera,
    la tía soltera, un viejo organillero
    en fin... todo el barrio se llamó Carriego
    se llamó Carriego

    ResponderEliminar
  2. .- Se llamó Carriego (vals)
    Rubén Brenner / Rubén Brenner
    .- De sobremesa (aire de cueca)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner
    .- La costurerita que dió aquél mal paso (vals)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner
    .- Pobre Mamboretá (candombe)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner
    .- Los perros del barrio (milonga)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner
    .- La silla que ahora nadie ocupa (canción)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner
    .- Los lobos (retumbo)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner
    .- Los viejos se van (aire de zamba)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner
    .- Mambrú no volverá (baión)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner
    .- La que se quedó para vestir santos (tango canción)
    Evaristo Carriego / Rubén Brenner

    LOS VIEJOS SE VAN

    ¿No te da tristeza? Bueno,
    a mí no se que me da...
    ¡se van los viejos! Los pobres
    poquito a poco se van.
    Y se van tan despacito
    que ni lo sienten, ¿será
    el consuelo de saber
    que se habrán de ir en paz?
    ¡Ah, todo es inútil: nada
    los detendrán: ¿pasarán
    este otoño, o el invierno
    otra vez los hallará
    contandonos por las noches
    cosas de la mocedad?
    Y cuando no estén. ¿Durante
    cuánto tiempo aún se oirá
    su voz querida en la casa
    desierta?
    ¿cómo serán
    en el recuerdo las caras
    que ya no veremos más?
    ¡Que ya no veremos!... ¿nunca
    se te ha ocurrido pensar
    en el silencio que dejan
    aquellos que se nos van?
    Y en nosotros mismos, piensas
    alguna vez, ¿es verdad?
    En nosotros, que también
    nos tendremos que callar.
    Cuando nos llegue la hora
    como a los viejos, ¿habrá
    para nosotros la dulce
    confortación familiar
    que tanto alivia? ¿Qué labios
    piadoso nos besará?
    ¿No sentiremos muy solos?
    ¿Y nos iremos en paz?


    DE SOBREMESA

    Anoche, terminada ya la cena
    y mientras saboreaba el café amargo
    me puse a meditar un rato largo:
    el alma como nunca de serena.
    Pero como por una virtud rara
    no le muestro a la vida mala cara

    Bien lo se que la copa no está llena
    de todo lo mejor y sin embargo,
    por pereza, quizás, ni un solo cargo
    le hago a la suerte que no ha sido buena
    Pero como por una virtud rara
    no le muestro a la vida mala cara

    ni en las horas que son más fastidiosas
    nunca nadie podrá tener derecho
    a exigirme una mueca... ¡tantas cosas
    se pueden ocultar bien en el pecho!
    Pero como por una virtud rara
    no le muestro a la vida mala cara


    MAMBORETÁ

    Así la llaman todos los chicos de Palermo
    es la risa del barrio con su rostro feúcho
    y su andar azorado de animalito enfermo
    tiene apenas diez años pero ha sufrido mucho

    Los domingos temprano de regreso de misa
    la encuentran los muchachos vendedores de diario
    y enseguida comienza la jarana, la risa
    y la zafaduría de los más perdularios.

    Como cuando le gritan su apodo no responde
    la corren, la rodean y Mamboretá ¿en donde
    está Dios? le preguntan los muchachos traviesos
    Mamboretá suspira y si es que alguno insiste

    ¿Donde está Dios? le mira mansamente con esos
    su ojos pensativos de animalito triste
    ¿Donde está Dios? le mira mansamente con esos
    su ojos pensativos de animalito triste

    Una viuda sin hijos la sacó de la cuna
    y alguien dice con razón que lo hizo adrede
    de bruja de perversa, nomás, pues le da una vida
    tan arrastrada que ni contar se puede

    Mamboretá, trabaja desde por la mañana,
    sin embargo no falta quienes la llaman floja
    la viuda sobre todo la trata de haragana,
    y si está con la luna de cuanto se le antoja.

    La inútil, la abriboca, la horrible, la tolola
    Mamboretá no ha oído todavía una sola
    palabra de cariño, ¡Pobre Mamboretá!
    todo el mundo le grita, todos la manosean.

    Y las mujeres mismas a veces la golpean,
    ¡ay! como se conoce que no tiene mamá.
    Y las mujeres mismas a veces la golpean,
    ¡ay! como se conoce que no tiene mamá.

    ResponderEliminar
  3. http://www.youtube.com/watch?v=PP8LyydFO6E

    ResponderEliminar