sábado, 3 de marzo de 2012

Maradona


El culto a la personalidad (como concepto influido por Nikita Jrushchov en su discurso en el año 1956 en la 20º. Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética) es una elevación en dimensiones religiosas o la admiración a nivel de religión de figuras líderes carismáticas en la sociedad o la política. En las dictaduras es a menudo una forma de culto a la persona del dictador.

Canciones dedicadas a Diego (no incluye la de Szwarcman)
«Otras canciones dedicadas a Diego en Italia son: "Diego Armando Maradona" por Francesco Baccini, "Preghiera a Maradona" por Tony Sorgente, "Doma il mare doma" por los Stadio, "Tango della buena suerte" por Pino Daniele.. Muy famosa en todo el mundo, por fin, es la cancion "Santa Maradona" del grupo francés de los Mano Negra.
En Argentina han salido muchas otras canciones dedicadas a Maradona.
Entre estas la canción "Para Siempre Diego" cantada por Los Ratones Paranoicos, que ha sido el himno oficial del partido homenaje de la Bombonera, la canción "Made in Argentina" por el grupo Mala Fama en la que se expresa el orgullo de pertenecer al pueblo argentino y de haber nacido en el país 'del Diego'. También dedicados a Maradona son los temas "Capitán Pelusa" por Los Cafres, "Y dale alegría a mi corazón" por Fito Páez, "Yo te sigo" de Los Calzones, "La cumbia del 10" de Tambo Tambo, "Maradona" de Andrés Calamaro, "El baile de Maradona" por Riki Maravilla, "Maradona Blues" por Charly García, "La Cueca de Maradona" por Guillermo Guido. El mismo Diego también se encuentra cantando en las dos canciones "Querida Amiga" con el grupo Pimpinela y en "Hacer el tonto" junto a su amigo Andrés Calamaro.»

2 comentarios:

  1. "Pompeya para Diego era París" (González-Szwarcman) tiene, como letra, lo mejor del tango, la esencia del tango, lo que un cuartetazo ni un rock puede ofrecer: la reflexión. Nadie puede reflexiona galopando. El tango es lento. Los días actuales son vertiginosos pero las personas adineradas buscan la quietud y los pobres, las vacaciones, que implican quietud.


    Cuando dejaba una frontera de neblinas
    detrás de un cielo y de un riachuelo de humo gris
    la vez primera que cruzaba Puente Alsina...
    Pompeya para Diego era París.

    Se persignó frente a la iglesia desteñida...
    Allá en Fiorito conocía otro país
    donde hay más huérfanos que platos de comida...
    Pompeya para Diego era París.

    Después vino el insulto, la elegía,
    la cruz donde mostró su cicatriz,
    la gloria del suburbio, la osadía
    y el gesto de su hora más feliz.
    Pero antes vio un país desconocido:
    El Sur, “que está de olvido, siempre gris..."
    Acaso cueste ser un elegido
    y ver al arrabal como París.

    Será tal vez que ese momento fue un destello
    y comprendió mejor que nadie a este país;
    este país que sueña siempre un rey plebeyo...
    Pompeya para Diego era París.

    O acaso fue que contempló un mundo perplejo
    que no existía en su niñez de barrio gris
    o vio un espejo, menos pobre, menos viejo...
    Pompeya para Diego era París.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Szwarcman, este país "busca siempre un rey plebeyo". No sólo lo busca sino que lo encuentra: Perón y Eva, Néstor y Cristina.

    ResponderEliminar