domingo, 25 de marzo de 2012

Carriego: Uno de los poemas musicalizados por Brenner


LOS PERROS DEL BARRIO

Ya llegan cansados en rondas hambrientas
 a husmear buenos trozos entre los residuos
 caridad de afables cristianas sirvientas
 que tienen por ellos cuidados asiduos

Tal vez ellos mismos en noches aciagas
 son los milagrosos geniales artistas
 de bíblicas lenguas que curan las llagas
 de anónimos Cristos sin evangelistas

Gozan las primicias de las confidencias
 en los soliloquios de los criminales
 y como sus dueños buscan las pendencias
 y aman los presidios y los hospitales

Ponen sus rabiosas babas en los cuentos
 de las enredistas brujas habladoras
 y asisten en días de arrepentimientos
 a las confesiones de las pecadoras

Luctuosos de mugre van a los velorios
 donde haciendo cruces arañan las puertas
 y muy compasivos gruñen responsorios
 y recitan salves por las novias muertas

Con mucho sigilo ferozmente serios
 en el amplio oscuro templo de la acera
 celebran sus ritos de foscos misterios
 aullando exorcismos contra la perrera

Se van galopando, por que habrán huido
 que sola ha quedado la calle
 que honda la pena del ronco furor del aullido
 no sientes hermano, se aleja la ronda.

1 comentario: